Localización de apps

Localice su productos para plataformas de aplicaciones móviles: Android, iOS, Windows. La internacionalización de los productos digitales le abre a nuevos mercados.

Localización de traducción de apps y aplicaciones móviles

La localización de aplicaciones móviles

¿Por qué enfocar las ventas de nuestra app a un único mercado? La localización de aplicaciones móviles ha dejado de ser algo superfluo. Las tiendas de apps móviles son globales, y nuestra aplicación también. Nunca sabemos en qué país puede vivir la próxima persona que se descargue nuestra app. Y aunque nuestra aplicación sea accesible desde cualquier rincón del mundo, es posible que no esté preparada para ello. A día de hoy, localizar nuestra app es casi una obligación. Tanto si localizamos una app para iOS o una app para Android, la proyección internacional es indiscutible.

¿Por qué es importante localizar nuestra aplicación móvil?

Las cifras corroboran la importancia de localizar una app:

  • En todo el mundo existen unos 7.000 millones de suscripciones móviles, lo que representa el 96% de la población mundial.
  • Más de la mitad de estos suscriptores móviles está ubicados en el Pacífico Asiático.
  • En 2016, África y Oriente Medio superarán a Europa como la segunda región del mundo en suscripciones móviles.
  • El 60% de las suscripciones móviles se concentran en tan sólo 14 países: China es el primero, evidentemente. Le siguen India, Estados Unidos, Indonesia, Brasil, Rusia, Vietnam, Paquistán, Nigeria, Alemania, Filipinas, Bangladesh y México.
  • Está comprobado que por cada país para el que se localiza una app, las ventas se incrementan en un 26%.

Localización e internacionalización

¿Cuál es la diferencia entre localización e internacionalización?

Con la internacionalización lo que hacemos es preparar nuestra app para que más tarde sea más fácil localizarla. La fase de internacionalización normalmente nos obliga a modificar nuestro código para posteriormente poder localizar la app a un país, idioma o cultura concretos.

La localización es diferente. El objetivo es dotar a nuestro software de recursos para asegurarnos de que el producto se adapte a los requisitos de un país, idioma o cultura concretos.

En pocas palabras: mediante la internacionalización obtendremos un producto listo para su lanzamiento mundial y que será fácil de localizar para cualquier mercado. La localización de apps se considera un subgénero de la localización de software, y es la segunda fase del proceso. La localización es la fase en que realmente adaptamos y traducimos el producto para otro mercado.

Hace algún tiempo la localización solía planificarse después de la internacionalización. Pero con las actuales plataformas de traducción se puede reducir significativamente la necesidad de internacionalizar nuestra aplicación, utilizando por ejemplo un proxy de traducción.

Localización de aplicaciones para iOS y Android

El objetivo es presentar nuestra app al mayor número posible de personas. Y por supuesto nos interesa posicionarnos en las plataformas más importantes, sobre todo iOS y Android.  Existen varios métodos de localizar la app para varias plataformas a la vez.

Tanto si localizamos aplicaciones móviles para iOS o para Android, existen algunas pautas que deberemos seguir siempre:

Medios

Por medios entendemos todo aquello que forma parte de una app y que no es código: contenido, imágenes, vídeos, etc. Por medios entendemos ficheros de datos que acompañan al código ejecutable del programa. Los medios simplifican el código que tenemos que escribir externalizando la creación de contenido gráfico o de datos fuera del código, y haciéndolo con herramientas más adecuadas. Para incorporar medios a nuestra app, todo lo que tiene que hacer nuestro código es cargarlo dentro del tiempo de ejecución.

Externalizar medios

El primer paso en el proceso de localización de apps es alojar los medios en ficheros externos. Una vez hecho, la localización consiste simplemente en crear nuevas versiones de los medios para cada idioma soportado.

Medios predeterminados o por defecto

Para asegurarnos de que nuestra app funciona en todos los casos, independientemente del idioma o de la versión local, es necesario tener unos medios de respaldo que se carguen por defecto. Los medios predeterminados de una app son aquéllos que no están marcados con ninguna etiqueta de idioma o país.

Maquetación

Cuando diseñamos una app con intención de localizarla, es necesario tener en cuenta la longitud de las frases y palabras en otros idiomas. Otros factores a valorar son los espacios y la dirección de lectura, de izquierda a derecha o de derecha a izquierda.

Maquetación flexible

Cuando maquetemos tendremos en mente que los textos puedan acomodarse al espacio, tanto si el texto se expande como si se contrae. Por ejemplo: cuando traducimos al alemán, el contenido puede ocupar hasta un 30% más de espacio, mientras que el finlandés puede dilatarse hasta el 60%. Otro factor a tener en cuenta son los idiomas cuyos caracteres ocupan más o menos espacio que los del alfabeto latino.

Si tenemos todo esto en cuenta a la hora de diseñar nuestra app, seremos capaces de crear una maquetación que dé cabida a todos los idiomas de localización. Para los idiomas que no puedan adaptarse a nuestra maquetación flexible, crearemos diseños alternativos que se carguen junto con los medios específicos de estos idiomas.

Maquetación y texto para idiomas que se leen de derecha a izquierda

Si hemos planificado localizar nuestra app al hebreo, árabe o persa, que se escriben de derecha a izquierda, tendremos que asegurarnos de que la codificación de caracteres y el diseño permiten esta presentación.

Nos adaptaremos siempre a las convenciones del idioma para representar fechas, horas, números y monedas.

Cuando nuestra app tenga que mostrar fechas, horas, números, monedas o husos horarios que varían según la región, utilizaremos siempre las herramientas que nos ofrece la plataforma (Android o iOS), y evitaremos crear soluciones específicas para nuestra app. En todas las regiones no se utilizan los mismos separadores de millares o decimales, o el signo de porcentaje puede ir junto o separado de la cifra.

Contexto

Los traductores de nuestra app necesitan conocer el contexto para saber qué están traduciendo. Esto mejorará considerablemente la calidad del contenido traducido. Los traductores elegirán las palabras teniendo en cuenta dónde se encuentra el contenido y también de cuánto espacio disponen. Esto siempre es así, independientemente del tipo de contenido que traduzcamos, pero es especialmente cierto en el caso de la traducción de apps: el tamaño de la pantalla es limitado y no es igual en todos los dispositivos. Si les damos contexto a nuestros traductores, la traducción será más rápida y fiable.

Fase de pruebas

Una vez hayamos traducido todas las cadenas de texto y todos los medios y los hayamos incorporado a la app, iniciaremos una fase de prueba para cerciorarnos de que no existen problemas de maquetación y contenido.

Entorno de las pruebas

Para probar una app localizada, crearemos un entorno con varios dispositivos (pueden ser dispositivos virtuales) y diferentes tamaños de pantalla. Hay que tener en cuenta que el tipo de dispositivo varía según la región. Si es posible elegiremos los dispositivos más populares en la región para la que estemos localizando.

Otra práctica habitual para probar una app localizada es hacer pseudo-traducciones. Imaginemos que tenemos que traducir una app de inglés a chino y queremos asegurarnos de que la codificación de caracteres es correcta y no vemos una hilera de signos de interrogación. La pseudo-traducción permite introducir cadenas aleatorias de caracteres chinos para comprobar que técnicamente la versión localizada acepta esta codificación. Esto nos ahorrará muchos problemas.

Problemas que solemos encontrar durante la fase de localización

En cada dispositivo que vayamos a probar seleccionaremos el idioma o el local desde el menú de Configuración. Instalaremos y lanzaremos la app, y a continuación navegaremos por todas las interfaces de usuario, diálogos, interacciones con el usuario, formularios, etc. Prestaremos atención a lo siguiente:

  • Texto cortado o que se solape con otros elementos visuales de la pantalla
  • Saltos de línea incorrectos
  • Puntuación o división de palabras incorrecta
  • Listas no ordenadas alfabéticamente
  • Dirección de texto incorrecta, en idiomas que se leen de derecha a izquierda
  • Textos no traducidos Si hay cadenas de texto que aparecen en el idioma original, es posible que estas cadenas no se hayan incluido para su traducción, o que no estén correctamente marcadas con la etiqueta del idioma.

En los casos en que las cadenas de texto sean demasiado largas y no haya forma de ajustarlas, habrá que modificar la maquetación original, o bien crear una nueva para el idioma en cuestión.

Verificar siempre que el idioma de respaldo funciona

Una vez hayamos testado nuestra app en todos los idiomas y locales soportados, seleccionaremos un idioma que no ofrezca la aplicación. De este modo nos aseguraremos de que la app nos muestra el idioma que hayamos seleccionado por defecto.

App Store y Google Play Store

La inclusión de nuestra app en estos directorios será la primera impresión que reciban nuestros usuarios, por lo que deberemos traducir las principales características en todas las versiones. No olvidaremos localizar:

  • La descripción general de la aplicación móvil
  • Las capturas de pantallas para teléfonos y tablets
  • Los videos y cualquier imagen promocional